Última Hora

Su sazón es única. No sabe de medidas, pero su balanza perfecta está en sus manos. 

Cuando cocina Francini la poseen sus ancestros. Ella recibió de sus abuelas y su madre el don de sazón. 

En su punto en el centro de Orotina la buscan por las tortas del tren y su gallina Achiotada, pero sobre todo por su picadillo de turno.  JM nos da fe de ello quien comprobó por qué es la reina de la sazón de Orotina.