Última Hora

La invasión al parque nacional Juan Castro Blanco con el fin de captar agua de varias nacientes se hizo con el consentimiento del Minae y Acueductos y Alcantarillados.

Aunque conocían la zona, estas autoridades nunca se opusieron a la construcción de obras en un área de protección absoluta.

Las asociaciones unidas de Venecia, cuyos caceríos colindan con el parque nacional Juan Castro Blanco fueron quienes tomaron la iniciativa de denunciar este caso primero al Minae y luego a   Acueductos y Alcantarillados.

Al principio parece que no los tomaron muy en serio, pero luego al comprobar que estaban en los terrenos del parque nacional no tuvieron otra opción que paralizar las obras.

En noviembre del 2018 se canceló la concesión de agua que ya había dado la Dirección de Aguas del Minae desde el 2016 a pedidos de Acueductos y Alcantarillados y se procede a detener los trabajos que ya estaban concluidos en el sitio.

También las asociaciones, al sospechar que este asunto llegó hasta la construcción de obras   valoradas en ₡500 millones con las supuestas negligencias del AyA y Sinac, decidieron presentar una denuncia a la fiscalía ambiental pues consideran que hay hechos graves que no pueden ser ignorados.

Pero parece que todo se hizo con la participación consentida o negligencia del Minae de la zona, o al menos los encargados de administrar el parque, pues conocían ciertamente donde están sus limites.

Además, esto se vino gestando desde el 2012 con la omisión tanto del Sinac así como la participación de AyA de la zona en algunos estudios y asesorías incluidas con visitas de campo.

Observe más detalles en el video adjunto.