Última Hora

El gobierno separatista de Cataluña pidió este sábado una "negociación sin condiciones" para solucionar el conflicto en esta región sacudida por violentas protestas independentistas, a lo que Madrid respondió emplazándolo a "reconocer" a los catalanes que no quieren separarse de España.

"Instamos al presidente del gobierno en funciones (el socialista Pedro Sánchez) a fijar hoy mismo un día y una hora para sentarnos en una mesa de negociación sin condiciones", dijo en una declaración institucional el presidente catalán, Quim Torra.

"Es su responsabilidad y su obligación", resaltó el mandatario de la región del noreste de España, golpeada por la violencia que marcó los cinco días de protestas consecutivos contra las condenas de nueve dirigentes separatistas.

"Hace mucho tiempo que estamos pidiendo este proceso de negociación para una resolución política a un conflicto político. Hoy es más urgente que nunca", añadió.

Afirmando que "siempre ha estado a favor de dialogar dentro de la ley", el gobierno español indicó que unas negociaciones solo serán efectivas si Torra reconoce a los catalanes "que no son independentistas, y que le están reclamando reconstruir la convivencia dañada por el independentismo", según indicaron fuentes del Ejecutivo.

Los 7,5 millones de habitantes de Cataluña se encuentran fuertemente divididos con respecto a la independencia.

"Torra debe condenar rotundamente la violencia, cuestión que no ha hecho hasta el momento", señalaron las fuentes, tras la quinta noche consecutiva de disturbios en esta región del noreste de España, con enfrentamientos entre manifestantes y policías que dejaron 182 heridos y 83 detenciones.

La violencia fue intensa en Barcelona, con más de 150 heridos, en los choques entre policías, que emplearon gases lacrimógenos y un camión lanza agua, y los manifestantes que montaron numerosas barricadas y lanzaron objetos contundentes.

Los disturbios comenzaron el lunes, cuando el Tribunal Supremo condenó a nueve líderes independentistas a penas de hasta 13 años de cárcel por su papel en el fallido intento de secesión de 2017.

Torra hizo un llamado "a la responsabilidad en las próximas convocatorias" y subrayó que "la defensa de derechos y libertades se debe expresar como siempre, pacíficamente".

Su número dos, el vicepresidente Pere Aragonés, criticó el desempeño de la Policía Nacional, dependiente del gobierno español, exigiendo que actúe "con criterios de proporcionalidad, congruencia y oportunidad".

El cuerpo policial regional dependiente de los independentistas, los Mossos d'Esquadra, también ha actuado contundentemente en los últimos días, poniendo en aprietos a Torra, criticado por sofocar las protestas que él mismo alienta en sus discursos.