Última Hora

En tres días definirán si exsacerdote costarricense Mauricio Víquez será extraditado desde México.

Así lo decidió la jueza que lleva el cargo y además ordenó que se mantuviera preso en el reclusorio del sur.

A Víquez se le acusa por violación, abuso sexual y corrupción.

La defensa insiste en que esos delitos prescribieron y no se han cumplido con los requisitos para extraditarlo, según informa el periódico Milenio de México.

El diario detalló también que la audiencia se extendió por cinco horas.