Última Hora

Por: José Ernesto Herrera

Don José Roberto Vargas trabajó con un español toda la vida, sembraba semillas que luego se convertirían en almácigos.

Un día, ese español pasó a ser su competencia, a tal punto que superó al maestro y hoy es uno de los productores de almácigos más reconocidos de Zarcero.

Pasó de sembrar en 90 bandejas a la semana a más de 2500 y ahora toda la familia está metida en el negocio.