Última Hora

Los demócratas dijeron el martes que están acumulando pruebas para destituir al presidente estadounidense Donald Trump a través de una serie de audiencias legislativas, a pesar de la reiterada negativa de la Casa Blanca a cooperar con su investigación.

Mientras la Casa Blanca y el abogado personal del presidente Rudy Giuliani rechazaron enviar al Congreso documentos sobre el caso ucraniano, el legislador que dirige la investigación en la cámara baja, Adam Schiff, dijo que cinco testigos habían confirmado las acusaciones de abuso de poder que podrían justificar el inicio del juicio político contra Trump.

Los demócratas de la Cámara de Representantes avanzan en su investigación para determinar si Trump abusó de su posición durante la infame llamada telefónica del 25 de julio en la que el mandatario instó a su homólogo ucraniano Volodimir Zelenski a investigar al demócrata Joe Biden, quien compite para enfrentarlo en las elecciones presidenciales de 2020.

"Hemos hecho un avance importante respondiendo varias de las preguntas sobre la llamada de julio, en la que el presidente de Estados Unidos buscó coaccionar a un aliado vulnerable a conducir lo que mejor se describe como un simulacro de investigación de su oponente", dijo Schiff, jefe del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, en una conferencia de prensa.

"Hubo mucho trabajo de preparación antes de la llamada, y hubo muchas actividades de seguimiento después", añadió.

- "Maniobras de narcotraficantes" -
Schiff dijo que la investigación todavía está recogiendo "información buena e importante de testigos valientes", refiriéndose en particular a la audiencia del lunes a puertas cerradas de la diplomática Fiona Hill, que fue asesora de la Casa Blanca sobre Ucrania y Rusia hasta este verano.

Hill testificó en una deposición de 10 horas que Giuliani estaba ejecutando una política exterior oculta para beneficiar personalmente al presidente, según varios medios de comunicación estadounidenses.

El New York Times informó que Hill dijo que su entonces jefe, el exasesor de seguridad nacional John Bolton, advirtió que Giuliani era "una granada de mano" que haría "explotar a todos".

Bolton, quien fue despedido en septiembre, supuestamente comparó los esfuerzos del abogado del presidente y jefe de gabinete interino de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, con las "maniobras de los narcotraficantes", según Hill.

Los demócratas están convencidos de que Rudy Giuliani estableció las "bases" para la llamada telefónica entre Trump y su homólogo ucraniano.

Donald Trump, que repite que su llamada con Zelenski fue "perfecta", arremetió este martes contra la investigación, luego que los demócratas interrogaron a un funcionario del Departamento de Estado especializado en Ucrania.

"Los demócratas no permiten la transparencia", escribió en Twitter, criticando que las audiencias de los testigos sean a puerta cerrada y denunciando "una cacería de brujas".

Los legisladores demócratas preparan recibir el testimonio de otros tres diplomáticos esta semana, incluyendo al embajador de Estados Unidos ante la Unión Europea, Gordon Sondland, un designado de Trump que supuestamente trabajó con Giuliani para presionar a Kiev.

Los demócratas buscan probar que Trump buscó ayuda extranjera para su campaña de reelección, un crimen según las leyes estadounidenses.

Trump admite que pidió a Zelenski ayuda para investigar a Biden pero asegura que fue por legítimas sospechas de corrupción y no por razones políticas.

El martes la Casa Blanca cuestionó la legitimidad de la investigación al rechazar entregar al Congreso documentos del vicepresidente, el Pentágono y la dirección de presupuesto relacionados con Ucrania.

El Ejecutivo critica a Pelosi, en particular, por no haber organizado una votación plenaria en la Cámara de Representantes para iniciar este explosivo procedimiento de destitución, a diferencia de los precedentes más recientes contra Richard Nixon en 1974 y Bill Clinton en 1995.

"No hay obligación de tener voto y en esta etapa no tendremos voto", respondió la líder demócrata en conferencia de prensa junto a Schiff.

Giuliani rechazó pedidos de documentos similares, tachando la investigación de "ilegítima" e "inconstitucional".

- "Avanzar rápido" -
Según Schiff, "cada vez hay más evidencia de un obstáculo para el trabajo del Congreso" por parte del gobierno de Trump.

"Queremos avanzar rápido", dijo el demócrata Mark Pocan, recordando que el objetivo es someter a votación los artículos de la acusación contra el presidente antes de fin de año en la Cámara de Representantes.

Si la cámara baja los aprueba el Senado debería organizar el juicio contra Donald Trump. Pero dada la mayoría republicana en esta Cámara, su despido es poco probable.