Última Hora

El Presidente de la República, Carlos Alvarado, firmó este martes la directriz que permitirá la creación del “Programa de Crédito de Salvamento para Personas Sobreendeudadas”, que instruye a los bancos estatales a diseñar planes especiales para la refundición de deudas.

El Ejecutivo presentó nuevos detalles sobre el plan, como por ejemplo que su tasa de interés no podrá superar los 5,5 puntos porcentuales sobre la tása básica pasiva (hoy en 5,65) y que la tasa resultante no podrá ser mayor al promedio ponderado de las tasas del total de sus deudas por refundir.

Adicionalmente reveló la instrucción de la creación de programas complementarios para personas no asalariadas, estableciendo para ellos condiciones especiales en tasas, plazos y créditos.

También se definió que los créditos serán solo en colones, independientemente de la moneda en que se contrajeron las deudas a refundir.

En el caso de los asalariados, la forma de pago podrá ser por medio de deducción de planilla. El plazo para los préstamos será hasta por 15 años, 20 si se ofrece garantía hipotecaria.

La directriz también insta a la banca pública a promover programas de educación financiera para sus clientes, especialmente a aquellos que se sumen al plan. Estos últimos deberán someterse a ese proceso por al menos 3 años.

El presidente Alvarado afirmó que junto el programa de salvamento mañana miércoles se presentarán una serie de iniciativas legislativas, como por ejemplo la posibilidad de ampliar el Centro de Información Crediticia de la Sugef mediante la reforma a la Ley Orgánica del Banco Central.

Esa modificación permitiría, entre otros, incluir al sector financiero informal en los alcances de la directriz.

El mandatario aseguró que las medidas anunciadas "responden al histórico nivel de endeudamiento de los hogares costarricenses y al clamor de muchas personas que le han escrito, externándole su preocupación por los pocos ingresos salariales que reciben debido al rebajo por concepto de deudas".

Esta tarde Alvarado también instó al Banco Popular a aplicar las disposiciones establecidas en la normativa. La medida, de momento, será aplicada por el Banco de Costa Rica y el Banco Nacional.

La expectativa del Ejecutivo es que los primeros créditos de salvamento se estén entregando antes de que termine este año.