Última Hora

Con un pie en Brasil 2014, la afición costarricense se tiró a las calles para celebrar el triunfo 3-1 ante Estados Unidos.

El Parque Central, la fuente de la Hispanidad y La Sabana se tiñeron de rojo con la algarabía de una afición que brinda esta noche con sabor a venganza. Hecha realidad en la cancha.

El pitazo final significó la realización de muchos pronósticos y estos lugares, históricamente convertidos en plazas para la celebración futbolera, fueron escenario de la esperanza por sumar tres puntos más, que firmen el boleto a tierras de la samba.

La afición se portó a la altura en el Nacional y con bullicio y presión constante borró la idea de que este tipo de partidos, de dientes apretados, se deben jugar en el Saprissa.

Costa Rica marcha en el primer lugar, Estados Unidos es segundo y Honduras ocupa, por ahora, el tercer lugar que otorga los boletos directos al mundial.