Última Hora

Maynor Salazar para Confidencial Nicaragua. 

El líder campesino y excarcelado político Medardo Mairena regresó al país luego de una gira en Estados Unidos en la que denunció las violaciones a los derechos humanos, la persecución a opositores del régimen Ortega Murillo y las ejecuciones extrajudiciales ocurridas en el norte del país. “Hemos llevado la voz de nuestros hermanos. La dictadura continúa asediando y matando”, expresó Mairena a los medios de comunicación.

“Hicimos del conocimiento de la comunidad internacional que están asesinado a los campesinos, de cuatro a cinco a la semana. Durante el tiempo que estuve en Estados Unidos iban más de 15. Esto se ha comprobado con muchas evidencias y es lo que fuimos a plantear”, afirmó Medardo Mairena, quien agregó que por eso es necesaria la unidad y organización entre todos los nicaragüenses, pues es la única forma de tener una medida de protección.

“Estamos comunicándonos de manera directa con nuestras bases, organizándonos y una vez organizados tomaremos acciones, porque no vamos a permitir que maten a nuestros hermanos campesinos, estamos organizándonos y pronto saldremos a las calles”, afirmó Mairena.

La atrocidad de paramilitares y agentes del régimen, con ejecuciones extrajudiciales contra campesinos, se ha trasladado del casco urbano a las zonas rurales, principalmente en el norte del país, según un estudio de la socióloga e investigadora Elvira Cuadra.

La investigación señala que durante el período analizado —entre octubre de 2018 y agosto de 2019— ocurrieron 59 asesinatos, aunque la cantidad total de víctimas es 66, ya que hay siete casos donde se reportan entre dos y cuatro víctimas.

Durante su viaje Medardo Mairena se reunió con exiliados y con nicaragüenses que hacen “un esfuerzo en apoyar a nuestros hermanos que están luchando o están detenidos en Estados Unidos”. Dijo que estuvo en una corte en la que un nacional estaba exponiendo su caso y mostrando evidencias de que es un perseguido de la dictadura Ortega Murillo.

“Estuvimos enfocados en mostrar esa realidad para buscar solidaridad con nuestros hermanos que están en el exilio. Hemos planteado a la comunidad internacional que debe haber respaldo a nuestros hermanos en el exilio que están pasando hambre”, expresó. 

El partido no es lo más importante, afirman

La Alianza Cívica y la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) están concretadas en la integración de una gran coalición nacional opositora que busca reunir a todos los sectores del país para hacer frente a la dictadura ante un posible adelanto de elecciones. Todavía no hay una fecha específica del lanzamiento de la misma, pero los representantes de los movimientos externaron que se trabaja firme para tenerla antes de que termine el año.

Mairena afirmó que la coalición es necesaria, y que se deben unir esfuerzos para conseguir esa ansiada unidad que logre hacer frente en unas elecciones a la dictadura Ortega Murillo.

Juan Sebastián Chamorro, miembro de la Alianza Cívica, explicó que la gran coalición está en proceso de construcción y todavía no está decidido si podrá ser un partido nuevo o existente.

“En este momento la dictadura no está dando ningún tipo de personería, todas las opciones están sobre la mesa, lo importante es que estemos todos unidos. Si será partido nuevo, si lo van a dar o no, es secundario ante necesidad de que estemos todos unidos”, manifestó Chamorro. 

Publicado originalmente en Confidencial Nicaragua