Última Hora

El tifón Hagibis se ha convertido en el principal protagonista del Mundial de rugby. La anulación de dos partidos ha dejado contentos a algunos, como Nueva Zelanda e Inglaterra, e infelices a otros, como Italia.

Hagibis, al que los meteorólogos esperan que se meta con fuerza el sábado en Tokio y alrededores, ha obligado a suspender los partidos Nueva Zelanda-Italia en Toyota y Francia-Inglaterra en Yokohama.

La suspensión y el consiguiente empate 0-0 entre los equipos han confirmado los primeros puestos de Nueva Zelanda e Inglaterra, en los grupos B y C.

Italia se quejó de la decisión, y aunque no tenía muchas posibilidades ante los All Blacks, quería jugarlo.

"Si Nueva Zelanda hubiera necesitado cuatro o cinco puntos contra nosotros, el partido no habría sido anulado", declaró el capitán italiano, Sergio Parisse.

Esa anulación pone fin a las ínfimas esperanzas de Italia de alcanzar los cuartos de final. Habría hecho falta que ganara por primera vez al triple campeón del mundo, además con un bonus ofensivo.

- Cruce de declaraciones -

Los All Blacks, por su parte, rechazaron haber tenido un trato preferencial.

Uno de ellos, el segundo línea Sam Whitelock, jugador de los Canterbury Crusaders, ya ha vivido la experiencia de la cancelación de partidos del Super Rugby debido a sucesos trágicos, como el terremoto de 2011, en el que fallecieron 185 personas y la matanza en una mezquita este año, que se llevó 51 vidas.

"Viví la experiencia de un par de partidos anulados de Super Rugby, con el terremoto y el tiroteo en la mezquita, y en ambas ocasiones entendí las razones. El rugby es una cosa muy pequeña", dijo.

Si Italia se siente perjudicada y Nueva Zelanda e Inglaterra defienden la decisión, tras confirmar sus primeros puestos en sus grupos, Francia prefirió alejarse de cualquier polémica.

Los Bleus, que ya estaban clasificados, con su empate, confirman su segundo puesto en la llave.

El equipo técnico francés obtuvo de la World Rugby dos jornadas suplementarias sin atención a la prensa para no entrar en polémicas sobre el tema.

De cualquier manera, también salen beneficiados con una semana suplementarios de descanso de cara al partido de cuartos de final, contra Australia o Gales.

Mientras tanto, el seleccionador de Japón, Jamie Joseph, recordó la buena campaña de su equipo, ante comentarios procedentes de la selección escocesa, que quiere jugar a toda costa el decisivo partido del domingo contra la selección local en Yokohama.

El XV del Cardo necesita ganar a los nipones para pasar a cuartos de final en el grupo A y la anulación que conllevaría un empate, los dejaría fuera.

"Pienso que se han minusvalorado los resultados de Japón", dijo Joseph.

"No dejaremos que Escocia sea la víctima colateral de esta decisión", declaró el director general de la federación escocesa, Mark Dodson, a la BBC.

- Enfado de World Rugby -

Antes esas declaraciones y otras parecidas de su seleccionador, Greg Twonsend, la World Rugby fustigó a la federación escocesa.

"Es decepcionante que la Unión Escocesa de Rugby haga esos comentarios en un momento en que estamos haciendo todo lo que podemos para que los partidos del domingo tengan lugar como está programado", expresó la federación internacional en un comunicado.

"Y sobre todo cuando hay una amenaza real y significativa para la seguridad pública debido a que está llegando uno de los tifones más potentes y destructivos que ha tenido Japón desde 1958", añadió.

World Rugby esperará al domingo para tomar una decisión sobre el Japón-Escocia, horas antes de su inicio a las 19h45 locales (10h45 GMT).

En el único partido del Mundial disputado este viernes, Australia, que estaba clasificado a cuartos de final, ganó con ciertas dificultades a Georgia (27-8), en su último partido del grupo D, en Shizuoka.

Los Wallabies, que llegaron al descanso con una mínima ventaja de 10-3, solo lograron el cuarto try y el punto bonus, a dos minutos del final.

Con este resultado, Australia se colocó de forma provisional en el primer puesto del grupo, con 16 puntos, dos más que Gales, que debería recuperar el liderato en su partido del domingo en Kumamoto contra Uruguay.