Última Hora

¡Por fin se acabó la espera! El canadiense Bryan Adams complació a sus cientos de fans con un gran concierto donde su calidad vocal fue el principal atractivo de una fresca noche en el Parque Viva.

A las 8:19 p. m. Bryan Adams abrió su concierto “Shine a Light” con la canción “Somebody”, uno de sus grandes éxitos que de inmediato llenó el lugar de gritos y alegría.

En las pantallas del Parque Viva se veían tomas en blanco y negro del artista atravesando un centro comercial mientras hacía expresiones graciosas.

Más adelante, Adams junto a sus músicos todos vestidos de negro interpretaron “Run to You” que fue bastante aclamada por el público.

“Hola chicos, me llamo Bryan, soy cantante por la noche, trato de hablar un poco de español por ustedes, este tour se llama “Shine a Light” tour y esta canción se llama “Shine a Light”, esas fueron las primeras palabras que pronunció el canadiense de 59 años, quien además de músico es filántropo y fotógrafo.

Después vino una de sus canciones más famosas, “Heaven”, que fue acompañada de imágenes en las pantallas del espacio y la fanaticada la coreó con el corazón.

A las 8:40 p. m. Adams decidió presentar a su equipo, destacó en especial a Keith Scott, quien tuvo un espectacular solo de guitarra en “Go Down Rockin’”.

El canadiense sacrificó la interacción con el público para inyectar una dosis de éxitos, pues en menos de 30 minutos ya había cantado unas cincos piezas.

Hasta que pidió a los ticos que “levanten las manos” para participar en la próxima canción “Cloud Number 9”.

Luego, le pidió una 'selfie' al público, todos con gran estudiamos gritaron y levantaron la mano para salir en la foto del artista.

Después continuó con “You Belong to Me” y especificó que es una canción tipo balada e invitó al público a que bailara.

Pese a su gran cantidad de éxitos, en algunas canciones más que todo en las de su nuevo disco, algunos coros no fueron muy correspondidos.

No obstante, cuando el artista interpretó sus mejores éxitos de los 80’s y 90’s el público entero reventó con sus melodías más esperadas.

“Do you Really Loved a Women” fue de las canciones más coreadas desde el inicio hasta el final.

Se vino una seguidilla de canciones acústicas que evidenciaron el gran talento de vocalista que tiene Adam, algunas de ellas fueron “Here I Am”, “Straight from the Heart” y “When You’re Gone”.

Luego se escucharon fuertes “Na na na” con la canción “Cuts like a Knife” que puso a corear a todos los costarricenses.

Adam notó un letrero de una fanática que decía “18 till I Die”, entonces empezó a tocar la canción para complacer a su público.

Entre risas el artista dijo: “Se escuchan muy bien Costa Rica, quiero llevarlos a casa, bueno quizás a algunos de ustedes no a todos”.

Y la noche se puso más romántica, con “Please Forgive Me”, se apagaron todas las luces y permanecieron solo unas azules muy tenues.

El cantante confesó que esta no era su primera vez en Costa Rica ya que antes había venido a un concierto privado en la playa.

Continuó con “Summer of 69” que provocó que el público se moviera aún más.

A las 9:43 p. m. mandó besos y se fue a una pausa y tras los repetidos gritos de la gente volvió al escenario con “I Could Get Used To This”.

“Alguien me llamo por teléfono y me dijo -quieres tocar en Costa Rica- y dije -sí claro que sí- y pregunté -¿será que alguien va a venir?- y ahora véanse”, comentó Adams.

El canadiense pidió que apagaran las luces del escenario y le dijo al público que encendieran sus linternas del celular para finalizar con “All for Love”, que es una colaboración con Rod Stewart y Sting.

A las 10:00 p. m. finalizó su show con un grito agradeciéndole al público y se retiró rápidamente.