Última Hora

Tras el sismo del pasado 5 de setiembre del 2012, parte de la atención que se brindaba en el Hospital Monseñor Sanabria, de Puntarenas tuvo que ser trasladada al Centro de Fisioterapia de ese centro médico.

Ha pasado un año desde el sismo, y si bien se han hecho esfuerzos, los más de 300.000 asegurados que acuden al hospital porteño deben esperar la atención en medio de olor a aguas negras.

Las autoridades de la Caja reconocieron la situación, pero afirman que el problema es reciente y que la solución es algo fácil.

Pero la normalidad no vuelve al hospital.

Según los médicos, las listas de espera aumentaron.

Registralmente hay pacientes que no existen, e incluso a un asegurado se le reprogramaron la fecha para ser operado en nueve ocasiones.

Algunos porteños esperan 13 horas para ser atendidos en el Servicio de Emergencia.

Un paciente estuvo por más de 20 minutos en la acera, sin que nadie se hiciera responsable de él.

Tras el sismo la CCSS invirtió 7.144 millones de colones en el Monseñor Sanabria y hace 22 días se inauguraron ocho quirófanos y el jueves se inauguró un nuevo centro de atención, donde se habilitaron 140 camas de hospitalización.