Última Hora

La ausencia de estudios y de mayor rigor en la inversión de fondos públicos, hizo que se fallara en la selección de un finca para el relleno sanitario en Nicoya. Esto a su vez agravó el problema del tratamiento de la basura en el cantón.

La municipalidad siguió utilizando este botadero aun cuando la Sala Cuarta ordenó el cierre desde el 2008 y se desatendieron órdenes sanitarias. Al final, el Ministerio de Salud dio un ultimátum y procedió a poner los sellos de cierre de este lugar en enero del 2012.

La basura de Nicoya ahora se va envía a Santa Cruz, pero también sobrevino una confrontación, pues la municipalidad comenzó a hacer las obras de cierre técnico del lugar, que son trabajos para mitigar la contaminación de la basura que por años se botó aquí, así lo notifico la Sala Cuarta y el Ministerio de Salud.

Pero según dicen funcionarios del Ministerio de Salud de Nicoya, el alcalde actual siguió por la libre y comenzó obras de cierre técnico, y además instalar en este mismo botadero una celdas para basura para seguir operando por dos o tres años más. Salud se opone, porque las obras no tienen su permiso y están violentando el reglamento de rellenos sanitarios.

Jamás ahí se podría seguir botando basura y dándole algún tratamiento, cuando ya hay una orden de cierre, precisamente por el grado de contaminación que se genera. Esto se da porque hay toneladas de basura enterradas que aún provocan contaminación por los lixiviados. Pues incluso ahí se botaba basura del hospital.

Nosotros estuvimos en el lugar. Ahí se hicieron obras que ahora están suspendidas, supuestamente por un recurso en la Sala que se tiene que resolver. Se hicieron canales alrededor del lugar y también obras propiamente en el basurero, para supuestamente dar tratamiento a la basura. De acuerdo a lo que dice el alcalde, son obras del cierre técnico.

En estas obras se han gastado cerca de los 100 millones de colones, pero aun cuando el alcalde dice que tiene permiso de SETENA para hacer el cierre técnico, el Ministerio de Salud, órgano rector en esta materia, afirma que estas obras se hicieron sin permiso, pues ellos no han aprobado ningún relleno sanitario.

Esto está ratificado por instancias superiores del Ministerio en la zona, que les negó el permiso, pues en resumen indican que las obras de cierre técnico son más para seguir operando el sitio que cerrarlo en definitiva.

El alcalde se molestó cuando lo cuestionamos sobre las obras sin permiso de Salud.

Además, verificamos que allí se está produciendo contaminación, pues de donde están los montículos de basura enterrados salen líquidos que se encauzan por los canales que se construyeron y también baja agua, supuestamente llovida, pero el color parece decir otra cosa.

Lo cierto es que estas aguas de la basura están saliendo a una quebrada, la cual va aun río cercano, que al final va a parar al Golfo de Nicoya.

En fin, el problema de la basura sigue vigente al igual que 20 años atrás, y pese a que han tenido la solución en la mano, las malas gestiones y decisiones han hecho que la sombra de la basura sea difícil de borrar.