Última Hora

La agencia española de protección de datos impuso este miércoles una multa de 150.000 euros a la cadena española de supermercados Eroski, por la difusión de imágenes de videovigilancia de una política devolviendo cosméticos hurtados, un incidente cuya revelación precipitó su dimisión.

La presidenta conservadora de la región de Madrid, Cristina Cifuentes, del Partido Popular, renunció a su cargo en abril de 2018 arrastrada por una polémica que inicialmente tenía que ver con otro tema: la obtención fraudulenta de un máster universitario.

Sin embargo, el tiro de gracia le vino con la difusión de estas imágenes de videovigilancia por parte de un medio digital de derechas, OK Diario. En ningún momento se reveló la identidad de la fuente que filtró las imágenes.

En el video, del año 2011, se ve a Cifuentes vaciando su bolso ante el vigilante de un supermercado Eroski, para devolver dos botes de crema de cara.

La revelación del hurto hizo mucho ruido, y Cristina Cifuentes tuvo que dimitir tras declararse víctima de un "linchamiento" mediático.

La agencia de protección de datos estimó que Cecoca Hipermercados, propiedad del grupo Eroski, vulneró dos artículos de la ley de protección de datos.

La agencia reprocha a la empresa haber guardado durante años imágenes de clientes sospechosos de hurto y haber hecho un uso indebido de ellas, cuando en realidad deberían haber sido eliminadas.

La difusión del video fue duramente criticada incluso por la oposición de izquierda radical. "No hay derecho a destruir a un ser humano" de esa forma, dijo el líder de Podemos, Pablo Iglesias.

Eroski anunció de inmediato en un comunicado que presentará un recurso, y aseguró que "se cumplió escrupulosamente" el protocolo de seguridad, "conforme al marco legislativo vigente en 2011".

El grupo añadió que "el servicio de videovigilancia estaba subcontratado con un tercero con acceso autorizado a las grabaciones"