Última Hora

Facebook dejó de ser un pasatiempo para convertirse en una adicción y ahora muchos padres deben lidiar con hijos que no quieren estudiar por estar chateando con sus amigos.

Un problema similar vivieron dos estudiantes del Instituto Tecnológico de Massachussetts.

Entre los dos gastaban más de 50 horas por semana en Facebook. Fue así como decidieron buscar una solución a su problema.

Ellos inventaron un sistema que detecta el momento en el que la persona ingresa a la red social.

Una máquina se conecta al teclado de la computadora, y una almohadilla se pone debajo de la muñeca.

Cuando la curiosidad gana y se mete a revisar Facebook, emite una descarga eléctrica.

Luego de tantas descargas, sus creadores decidieron no utilizar más este sistema.

Sin embargo, aseguran que gracias a eso, el tiempo que gastaban en Facebook, disminuyó significativamente.