Última Hora

15 hectáreas en donde hay bosque, naciente y dos quebradas no sirvió para los fines propuestos, un relleno sanitario que resolviera el problema del tratamiento de la basura de Nicoya. Es decir, había que hacer estudios del menor impacto al ambiente para hacer la selección de la finca y esto no se hizo.

Pero además, se pagó mucho dinero por estas 15 hectáreas, así se concluye de lo manifestado por dos encargados de bienes raíces de Nicoya. Ellos mencionan que el dueño de la finca, Marco Tulio Rodríguez, los buscó para que le ayudaran a venderla.

El dueño les puso un año atrás de la venta el valor de las 15 hectáreas en 60 millones, luego las subieron en 100 millones como el valor máximo, pero al final terminó vendiéndolas a la municipalidad, en 165 millones de colones, o sea mucho más del doble de la propuesta inicial.

Los encargados de bienes raíces manifestaron que prácticamente el dueño les pasó por encima y se fue a negociar directamente con el alcalde de ese momento, Eduardo Gutierrez, y allí habrían pactado el precio en el que finalmente se vendió la finca, la cual no sirvió para los fines propuestos. Ellos tuvieron también que pelear la comisión que fue más baja de lo pactado, según dijeron les dieron tres millones de colones y mostraron el cheque.

Tampoco se sabe quién fijo el precio de la finca, pues el expediente de este caso está incompleto en la municipalidad. Normalmente, para este tipo de compras se pide criterio a Tributación Directa para que haga un avalúo y fije el precio de la finca, pero parece que ahí fue un funcionario de la municipalidad quien le puso ese valor a la finca y se pagaron 165 millones de colones.

Nosotros fuimos a buscar al dueño de la finca para que se refiriera al costo final de la propiedad, sin embargo no lo encontramos. Luego, vía telefónica, dijo que no quería referirse en cámaras al asunto.

También, el ex alcalde se refirió a lo manifestado por los vendedores de fincas, quienes dicen que el dueño les mencionó que pagó comisión al funcionario por la compra de la propiedad.

Lo cierto de todo este asunto, es que si la municipalidad quisiera vender esta propiedad que no está utilizando, en donde se malgastó el dinero, nadie le pagaría esos 165 millones de colones que pagó. Así lo afirma el alcalde actual.