Última Hora

Desde que amanece, doña Celia Gómez, lleva a Dios donde quiera que vaya. ¿Cómo lo hace? Pues reza que reza.

Así siente que tiene una comunicación permanente con él.

Lo increíble es que esta mujer de San Rafael de Oreamuno no se ha cansado de rezar y de repartir bendiciones por más de 102 años.

Conozca su historia en este reportaje especial.