Última Hora

Luis Carlos Monge

Hace más de un siglo las mujeres decidieron que ellas también podían disfrutar de un buen baño en el mar o en los lagos.

Pero lo curioso es que para hacerlo, decidieron vestirse...no desvestirse.

Durante años los científicos han tenido opiniones divididas en torno al calentamiento global. Pero la mejor prueba de que la tierra se ha calentado con los años podría estar en el tendedero.

Muchos podrían pensar que el bikini es una prenda moderna, sin embargo su origen se remonta a siglos atrás.

Para ser exactos al siglo 4 antes de cristo, en ese entonces ya se podía apreciar a mujeres en bikini en murales de Sicilia.

Los tiempos cambiaron y tomó muchos años para que el traje de baño volviera ser una prenda necesaria.

La historia del traje de baño ha sido un verdadero estira y encoge.

Basta decir por ejemplo que en los 40 el bikini estaba en su máximo apogeo, pero 10 años más tarde y ante la presión de grupos religiosos conservadores, volvió a estar de moda el enterizo.

La actriz y nadadora Esther Williams popularizó este modelo y se convirtió en el referente de la moda playera femenina.

Echando a perder se aprende dicen algunos y el traje de baño parece ser el mejor ejemplo.

Durante los siglos 19 y 20 hubo algunos modelos que no tuvieron mucho éxito, entre ellos el traje embutido.

Hubo otro modelo con pantalones bombachos que se inflaban con el agua y esto por poco termina en tragedia.

La sociedad se volvió más tolerante y dejó de escandalizase por cualquier cosa. De ahí los modelos actuales y por los que este servidor se siente muy agradecido.

Hoy sigue reinando el bikini y su primo más atrevido, el hilo dental. Pero quisimos ponernos creativos y hacer un pequeño ejercicio.

¿Cómo se habrían visto las modelos más guapas de Costa Rica en aquellos años dorados?