Última Hora

Internacional

La crisis alimentaria remite en Somalia, pero hay 870.000 personas en riesgo

La OFAO presentó un informe en el que detalla que el número de personas en riesgo en el país es el menor desde la declaración de la hambruna de 2011.

Agencia EFE Hace 9/3/2013 7:17:00 AM

Nairobi, 3 sep (EFE).- La situación alimentaria ha mejorado en Somalia, pero todavía quedan unas 870.000 personas en riesgo de padecer hambre, mientras que otras 2,3 millones se encuentran aún en un contexto de seguridad alimentaria frágil.

La Organización de la ONU para la Agricultura y la Pesca (FAO) presentó hoy en Nairobi un informe en el que detalla que el número de personas en riesgo en el país africano es el menor desde la declaración de la devastadora hambruna de 2011.

La FAO atribuye este fenómeno a la mejoría en las lluvias, la bajada de los precios de los alimentos, el aumento del ganado y el continuo trabajo de las organizaciones humanitarias en la zona en los últimos seis meses, que han conseguido rebajar la cifra de 1.050.000 personas en riesgo registrada en enero.

Sin embargo, el texto asegura que "la malnutrición aguda sigue constituyendo una amenaza para cientos de miles de niños, en especial en el sur".

Encuestas realizadas para el informe "indican que más de 206.000 niños menos de 5 años padecen malnutrición aguda", dos tercios de ellos residentes del sur de Somalia, "donde persisten muy altos índices de malnutrición".

Para la FAO, "la asistencia humanitaria y el apoyo a la subsistencia son de importancia vital desde ahora y hasta diciembre para ayudar a las poblaciones con inseguridad alimentaria a que cubran sus necesidades inmediatas".

El documento fue elaborado por la Unidad de Análisis de Seguridad Alimentaria y Nutrición para Somalia de la FAO (FSNAU, por su acrónimo inglés) y la Red de Sistemas de Alerta Temprana de Hambruna (FEWS NET).

A pesar de los avances logrados el año pasado en el terreno político, Somalia se encuentra todavía inmersa en un prolongado y complejo conflicto armado.

Las tropas de la Misión de Unión Africana en Somalia, el Ejército somalí, las Fuerzas Armadas etíopes y varias milicias pro gubernamentales combaten a Al Shabab, la milicia fundamentalista islámica dominante desde 2006, y que controla amplios territorios del centro y el sur del país.

Somalia vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin un gobierno medianamente efectivo y en manos de milicias radicales islámicas, señores de la guerra que responden a los intereses de un clan determinado y bandas de delincuentes armados.