Última Hora

A inicios de agosto una familia logró sobrevivir luego de mantenerse durante una hora aferrada al techo de un vehículo que era arrastrado por la corriente del agua.

Los protagonistas de aquella historia fueron José Miguel Fallas, su hermano y sus dos hijos.

La crecida del rio La Gallega en Naranjito de Quepos los hizo pasar uno de los momentos más duros de sus vidas.

El techo del Toyota Land Cruiser en el que viajaban se convirtió en su tabla de salvación.

Este fin de semana dos trabajadores sobrevivieron a la furia del agua gracias a la astucia de un compañero.

Pablo López y Geovany Lizano terminaron sus labores en un tajo y se devolvieron en vagoneta por el Río Toro en Pital de San Carlos.

Apenas iban ingresando al cauce del río cuando una cabeza de agua los obligó a subirse a la cabina del vehículo donde parecía que morirían ahogados.

Tras 35 minutos pasaron hasta que otro compañero de trabajo se percatara de lo que estaba sucediendo y sin pensarlo se metió al río en una draga.

Estas dos situaciones ocurridas en menos de un mes alertan a las autoridades de socorro.

Cuando se está en las inmediaciones de un río se debe estar alerta a los cambios en este.

También se debe estar alerta ante un alto en el caudal del río, esto puede ser señal de un taponamiento río arriba.

Ante cualquier señal que le de él río, aléjese del cauce y busque un lugar seguro porque sobrevivir la fuerza del agua es complicado por no decir
casi imposible.

Los meses más fuertes del invierno están por venir y ante la fuerza de la naturaleza hay que estar alertas.