Última Hora

Salud

Las tres tristezas en la salud bucodental de los adultos mayores

Los especialistas reconocen que mantener todos los dientes sanos a lo largo de la vida es un “reto social”...

Redacción Teletica Deportes Hace 9/2/2013 4:04:00 PM
  • Junto a las caries y las encías sangrantes, los médicos piden elevar la atención sobre el proceso de desgaste dental.

Los odontólogos del Hospital de Geriatría y Gerontología aseguran que los principales males bucodentales de la tercera edad son las caries, las encías sangrantes y el desgaste dental; sin embargo, este último problema es menos conocido, por lo que muchos adultos mayores consultan tardíamente por ese padecimiento.

Según la estadística del área de odontología de la CCSS, 4 de cada 10 personas mayores de 65 años tienen enfermedad periodontal activa (sangrado, movilidad dental, sarro en sus dientes) y 4 de cada 10 personas han perdido dientes por enfermedades de las encías. En cambio, solo 1 de cada 10 personas tienen su boca en condición cien por ciento higiénica.

Específicamente sobre el desgaste no hay reportes oficiales todavía, pero los odontólogos estiman que será una tendencia creciente en los próximos años, dado el aumento en la edad promedio de la población en general.

Ante ese problema, el Dr. Luis Diego Giralt, jefe de odontología del Hospital, hace un llamado a la población para que eleve el autocuidado en los tres factores de manera uniforme y así tener tanta atención al proceso de desgaste como con el peligro de caries y de encías sangrantes.
Los tres problemas causan otras afecciones de la salud en la tercera edad, ya que afectan la masticación, la nutrición y la vida social del adulto mayor.

Proceso del desgaste
El proceso de desgaste dental tiene tres componentes: (1) el golpe directo de diente contra diente, que depende del tamaño, la intensidad y la duración del contacto y (2) el efecto acumulado del rozamiento del diente con alimentos ácidos y materiales ásperos y (3) la pérdida de dientes que desajustan el proceso de mordida, donde los dientes de atrás protegen a los de adelante y viceversa.

El diseño de los dientes hacen que, al masticar, unos dientes protegen a otros, por ejemplo, al masticar con las muelas los de delante no pegan. Sin embargo, si la persona pierde piezas, pierde también esa mutua protección, en consecuencia, las personas sin algunas piezas tienen mayor riesgo de tener desgaste.

Hay también casos de alteración del ánimo, donde las personas “aprietan” los dientes unos contra otros durante el sueño o durante el día por tensión, lo cual debe tratarse con procedimientos especiales.

El golpe de los dientes de arriba con los de abajo en el masticado natural es bueno para la digestión y sano para los dientes mismos, pero, al perder piezas comienzan los problemas pues los dientes se mueven de lugar y la falta de contacto debilita la estructura de los dientes sanos.


Sobre el otro proceso de desgaste, el consumo excesivo de cítricos en jugos, bebidas cola y varias frutas pueden ser altos en ácidos y dañar potencialmente los dientes. Entre los materiales ásperos, se menciona algunos hábitos y costumbres que afectan el diente; como mascar tabaco, destapar botellas con los dientes, preparar materiales o sostener objetos mientras se trabaja o acciones raras como destapar botellas, morder hielo, lápices o metales.

Según el doctor Giralt, el desgaste dental en etapas medias puede afectar el esmalte y cambiar la textura, la apariencia y la forma de los dientes, lo cual induce a la sensibilidad dental, mientras que, en etapas más severas, el desgaste puede llegar a atentar contra la pieza dental en su totalidad.

Por lo tanto, el doctor Luis Diego Giralt recomienda exámenes dentales detallados para detectar el desgaste dental en sus etapas iniciales, con el fin de tomar medidas correctivas y mejorar la salud bucodental en la los adultos mayores.

Los síntomas típicos y los efectos del desgaste dental son: sensibilidad (cosquilleo, dolor e incomodidad puede ocurrir en los dientes cuando se consumen comidas y bebidas calientes, frías o dulces) transparencia ( apariencia cristalina cerca de los bordes) decoloración ( los dientes pueden tornarse de un color amarillento mientras el esmalte se debilita y la dentina comienza a exponerse) redondeados (apariencia redondeada y áspera en la superficie y en los bordes) fracturas (pequeñas fracturas pueden ser más visibles en los bordes de los dientes) hendiduras (pequeñas hendiduras pueden aparecer en las superficies que se usan para masticar).