Última Hora

Este domingo 1 de setiembre, se registraron cinco temblores en diferentes sitios del país. El más fuerte ocurrió en Osa, con una magnitud de 4.7 grados.

Otros sitios donde también tembló son la península de Nicoya y la zona de Desamparados. Además, en la zona sur ha habido incremento en la actividad.

Según Marino Protti, del OVSICORI, en esa última región la actividad de por sí ya es constante, pues es una zona muy activa.

“Hay una cordillera que se ha sido levantado muy rápido, que es la Fila Costeña”, dijo.

Pese a ubicarse en los parámetros normales, los contantes sismos del fin de semana generan preocupación entre la población, algo que no debe ocurrir, según Protti.

“El sismo fuerte de ayer fue por choque de placas y no por fallas locales”, explicó.

Además, a un año del terremoto de Nicoya, el experto asegura que las réplicas de este movimiento han sido pocas y de baja magnitud.

“La actividad seguirá, se han mantenido y seguirá así. Hay partes de la falla que no deslizaron con el terremoto del año pasado, pero no podemos asegurar de qué forma será ese deslizamiento”, dijo.

“El terremoto fue anómalo, a pesar de que fue de gran magnitud la ruptura no se propagó por toda la placa. Para un sismo de subducción, se esperarían seis réplicas por aribe de los seis grados, y 100 menos de seis y más de cinco”, concluyó.