Última Hora

Hace más de 22 días, expertos de la Red Sismológica Nacional (RSN) visitaron el volcán Barú, ubicado al oeste de la provincia de Chiriquí en Panamá.

Su objetivo era estudiarlo a profundidad debido a la constante actividad que ha presentado en los últimos meses, su última erupción fuerte hace 500 años.

El interés de los sismólogos en los movimientos del coloso panameño se debe a que en caso de que ocurriera una erupción esta podría generar afectaciones directas en nuestro país.

Algunos de los daños que podría ocasionar una eventual actividad volcánica serían: ceniza, tráfico aéreo, problemas respiratorios en las personas y afectación directa en animales.

En la actualidad la Red Sismológica Nacional monitorea el Barú y analiza estrategias en caso de que ocurriera una emergencia.