Última Hora

Una organización experta en seguridad advierte que el proyecto de ley para regular el gas licuado es deficiente.

Los señalamientos de la organización no gubernamental GS1 se concentran en el llenado universal.

El punto de discordia del proyecto de ley que pretende regular el mercado del gas licuado de petróleo.

Según esta organización, hay debilidades en toda la propuesta, que podrían ser peligrosas para la seguridad del usuario.

Gs1 ya alertó a las autoridades, incluso pide mayor fiscalización de entidades como ministerio de ambiente, salud y hasta las municipalidades.

El llenado universal, licencia que pretende dar la ley para que cualquier empresa utilice cilindros de cualquier otra gasera y venderlos podría incrementar los accidentes.

Este mismo punto de discrepancia es lo que ha consumido en enfrentamientos al ministro de ambiente René Castro y el diputado liberacionista Víctor Hugo Víquez.

El jerarca de la cartera encargada de velar por este mercado insiste en que avalar que las compañías intercambien cilindros y los llenen, abriría un portillo a que no se sienten responsabilidades en caso de accidente.

Pero el legislador esquiva esa crítica, asegurando que se ha informado en la comisión con criterios de diferentes actores conocedores del tema.

El proyecto derivó en ataques personales que llevaron al diputado a demandar al ministro.

Este último debe comparecer el próximo martes en el congreso, pues ambos hablan de supuestos intereses que defienden ajenos a responsabilidades legislativas.