Última Hora

Cuando el matrimonio Guindón llegó a lo que hoy es Monteverde, hace más de 60 años, no había casi nada más que montaña y más montaña.

Los cuáqueros dejaron su natal Alabama, huyendo de la guerra y de la violencia en los Estados Unidos.

Ellos fueron una de las familias pioneras en Monteverde, pero desde el principio comprendieron que no hay desarrollo si no respetamos la naturaleza.

En el año 1951 un grupo de cuáqueros de Alabama en los Estados Unidos tomaron la decisión de salir de su país, al oponerse a enlistarse en el ejército.

Por una recomendación los extranjeros ingresaron a Santa Elena donde ya había pocas familias costarricenses.

En ese grupo de norteamericanos venían don Wilfrod Francis y su esposa Emma Lucille, conocida en Monteverde como Lucia.

Esta pareja de cuáqueros fueron pioneros en el tema de conservación.

Don wilford estuvo vinculado a la creación de la fábrica de queso. Fue el primer guarda parques en Monteverde. En esta fotografía luce su primer uniforme en el año 1989.

También mantiene recuerdos de la primera recepción de la reserva biológica a inicios de los años 70.

En la reserva bosque nuboso Monteverde todos mantienen un gran aprecio a estas familias de cuáqueros.

Incluso uno de los senderos lleva el nombre de Wilford Francis y su hijo Ricardo es uno de los guías que recorre el bosque a diario con los turistas, mostrando lo que su padre ayudo a conservar.

De un Monteverde de 1951 donde se ingresaba a caballo o en carro 4x4, al Monteverde del 2013 hay mucha diferencia. La riqueza natural de la zona hizo que creciera turísticamente.

Don Wilford y doña Emma confían en que las próximas generaciones conserven el esfuerzo que se hizo en esta zona puntarenense donde se pasó de potreros a un bosque.

Ellos lograron procrear 8 hijos en Monteverde.