Última Hora

Noticias

Gerente sospechoso de robo: "Lo saqué de la bóveda, común y silvestre"

El gerente de la agencia del Banco Nacional de Cóbano, Juan Carlos Quesada Salas, principal sospechoso del robo de 378 millones de colones habló a las cámaras de Telenoticias antes de entregarse a

Hace 3/18/2013 10:48:00 AM

El gerente de la agencia del Banco Nacional de Cóbano, Juan Carlos Quesada Salas, principal sospechoso del robo de 378 millones de colones habló a las cámaras de Telenoticias antes de entregarse a las autoridades este jueves en horas de la tarde (4:54 p.m.).

Quesada Salas, de 33 años de edad y 18 de trabajar en la entidad bancaria, confiesa que cometió el hurto, sin embargo actuó presionado por otras personas a quienes les entregó el monto robado. “Yo fui el que saqué ese dinero de ahí. Yo soy el único responsable para las autoridades y las jefaturas inmediatas”, declaró el sospechoso.

Ante la pregunta del periodista Greivin Moya de qué lo motivó a realizar el robo, Quesada dijo que conoció a unas personas en Santa Teresa, que le hicieron algunas proposiciones, pero cuando quiso cortarlas no pudo. “Me dijeron que asaltara el Banco. Que de no hacerlo me matarían a mí o a alguien de mi familia”.

“Lo saqué de la bóveda, común y silvestre. Tenían que haber al menos 50 millones para cada uno de los cuatro individuos. No me di cuenta el total de dinero que eche en un par de cajas de cartón. Traté de que las cámaras no me grabaran”, describió Quesada, la forma de cómo se dieron los hechos el sábado anterior en la sucursal de Cóbano.

El detenido, cuenta que tomó un taxi hasta el cruce de Manzanillo, lugar donde le habían informado entregar el dinero mediante una llamada telefónica, sin embargo quienes lo amenazaron no pudieron llegar. “Me tuve que devolver a mi cabina, ahí puse las cajas, dejé la puerta abierta, y luego me escondí toda la noche en un peñón, por la raíz de un palo”, relata.

Con lágrimas en los ojos, Quesada Salas cuenta que el domingo en la mañana volvió a su casa y ya se habían llevado el dinero. “Pedí ayuda a mis amigos que se encontraban Santa Cruz, pero todos se encontraban ebrios y no me creyeron, inclusive me vacilaron”.

Por último, Juan Carlos Quesada Salas, quien dice no haber denunciado los actos por las distintas amenazas, se mantuvo escondido durante cinco días en distintos lugares de la zona norte de Guanacaste, muy cerca de tierras nicaragüenses.

Este jueves se entregó en la Fiscalía de Puntarenas acompañado de sus abogados, para iniciar la investigación del delito y el proceso judicial. Quesada Salas, mantiene firme su inocencia, pero no sabe si las autoridades le creerán esta versión.