Última Hora

De Eugene a Roma, un doblete en cinco días. El estadounidense Ronnie Baker confirmó que es el atleta del momento en los 100 metros al imponerse este jueves en Roma, cuarta etapa de la Liga de Diamante, con 9 segundos y 93 centésimas, mejor marca del año y récord personal.

Baker, de 24 años, demostró una vez más que es uno de los candidatos a suceder a la leyenda jamaicana Usain Bolt.

El también estadounidense Christian Coleman, también pretendiente a la corona de Bolt, registró una nueva derrota en 100 metros (cuarto, 10 seg 06), después de haber reinado en sala durante el invierno con un título de campeón del mundo y el récord planetario de los 60 metros (6 seg 34).

Fue el segundo triunfo consecutivo de Baker, después de que el domingo en Eugene llegara a la meta en 9 segundos y 78 centésimas pero el viento (+2,4 m/s) no permitió que se homologara su actuación.

Esta vez las condiciones eran normales y el estadounidense aventajó a dos europeos, el francés Jimmy Vicaut (10 seg 02) y el italiano de 19 años Filippo Tortu, tercero con 10 seg 04.

"Me sentí muy bien, todo estaba en orden, como lo necesitaba. Salí muy bien y en el total estuve muy fluido", declaró Baker, un poco sorprendido por haber logrado su récord personal.

"Sobre todo intento ganar, pero estoy muy contento por eso, no me lo esperaba y es increíble. El año pasado terminé tercero aquí, esta vez he encadenado victorias en Eugene y Roma, además del récord personal, es genial", añadió.

La sensación Samba

En el resto de pruebas de esta etapa romana, en la que no hubo un gran número de grandes actuaciones, el catarí Abderrahman Samba confirmó que es la nueva sensación de los 400 metros vallas al firmar la mejor marca del año, con 47 segundos y 48 centésimas, nuevo récord de Asia.

Samba, de 22 años y de origen mauritano -nacionalizado catarí en 2016-, ya había logrado la mejor marca del año, 47 segundos y 57 centésimas, en casa, el 4 de mayo en Catar, en la apertura de la Liga de Diamante.

En Roma dominó al vigente campeón mundial, el noruego Karsten Warholm, 2º con 47 segundos y 82 centésimas, su récord personal, y al campeón olímpico, Kerron Clement, sexto.

En longitud masculina venció el sudafricano Luvo Manyonga, que aterrizó a 8,58 metros, aventajando en cinco centímetros al cubano Juan Miguel Echevarría, que logró su nuevo récord personal (8,53m).

El concurso de altura femenina, de mucho nivel, fue ganado por la rusa Marya Lasitskene, reina de la modalidad. Considerada atleta neutral autorizada (ANA), debido a la sanción por dopaje de su país, se impuso con un salto de 2,02 metros, mejor marca del año.

En categoría femenina se batió otra mejor marca del año, los 9.04:96 de la keniana Hyvin Kiyeng en 3.000 metros obstáculos. Fue también el récord de la reunión de Roma.

Los 200 metros los dominó la marfileña Marie-Josée Ta Lou, subcampeona mundial de 100 m. y 200 m., con 22:49, ante la búlgara Ivet Lalova.