Última Hora

Una medalla de finalista de la Champions se encuentra en el fondo del Sena, el río de París. Agustín, el portero titular del Real Madrid, la arrojó a sus aguas después de perder la final de la Copa de Europa, la antigua Champions, contra el Liverpool, en 1981 en el Parque de los Príncipes.

Un gol de Alan Kennedy en el minuto 82 hizo que el Real Madrid no ganara aquel año.

"En todo este tiempo no he visto esa jugada del gol que nos marcó Kennedy. Nunca vi la repetición. Quedaban poco minutos y se perdió, pese a que atacamos más y llegamos más a la meta de Ray Clemence", recuerda el portero Agustín.

"Fue mala suerte que la jugada del gol suyo llegó tras un saque de banda que era a nuestro favor. Luego fue imposible de remontar", añadió el portero.

Si Agustín fue la cruz de la medalla, la cara fue Alain Kennedy, autor del gol que dio el triunfo al Liverpool.

"Ha sido uno de los mejores momentos de mi carrera. Hacer a la gente feliz fue algo absolutamente increíble", afirmó Kennedy.

"El Real Madrid no era tan grande ni tan buen equipo como es ahora, pero era también muy bueno y estoy orgulloso de haber marcado contra ellos", añade el goleador.

Kennedy, un futbolista inglés sin grandes momentos, que solo fue dos veces internacional, vivió su instante de gloria aquel día en el minuto 82, frente a un Real Madrid en el que jugaban los que fueron seleccionadores españoles José Antonio Camacho y Vicente del Bosque.

Kennedy, que jugaba como lateral izquierdo, protagonizó la jugada de su vida. Recibió un centro de saque de banda, la tocó con el pecho y se deshizo de tres rivales, con ayuda de Rafa García Cortés, que pegó una patada al aire al intentar despejar.

Además, el defensa del Liverpool sacó de su chistera un disparo cruzado, con poco ángulo, que sorprendió al portero madridista.

Época dorada de los Reds.

Eran los mejores años del Liverpool, que ganó cuatro títulos de la máxima competición continental entre 1977 y 1984.

Después sumaría su quinto título en 2005, habiendo perdido dos finales, la de 1985 contra Juventus, en la tragedia de Heysel, donde murieron 39 hinchas italianos, y en 2007, ante el Milan.

Para el Real Madrid, por su parte, aquella fue la última final que perdió.

Tras haber ganado seis títulos, el último en 1966, llegaba a París en 1981 en busca de su séptimo trofeo, que no consiguió, pero que llegaría en 1998 ganando a la Juventus en la final de Ámsterdam.

Tras aquel séptimo título en Holanda, llegarían las finales, todas ganadas, en 2000, 2002, 2014, 2016 y 2017, pare sumar doce trofeos continentales.

Además de aquella final de París contra el Liverpool en 1981, el Real Madrid había perdido en 1962 contra Benfica y en 1964 frente a Inter.

El Real Madrid busca su decimotercer título tras quince finales jugadas y solo tres perdidas, mientras que el Liverpool busca su sexta copa, tras siete finales disputadas y solo dos terminadas en derrota.

El equipo blanco buscará la revancha en una final 37 años después. Los Reds querrán emular a las generaciones de los 70/80 y 2000 con una nueva gloria europea.