Última Hora

La organización narcotraficante desarticulada este miércoles era difícil de filtrar para la policía.

La mayoría de los integrantes se conocía y tenía confianza entre sí.

Además, la zona donde operaba el grupo en el sector de Los Mogos en la Península de Osa es de difícil acceso.

Durante casi dos años oficiales de la Dirección de Inteligencia y Seguridad Nacional vivieron cerca de la localidad y hasta se hicieron pasar por pescadores.

Todo con el fin de acercarse a los miembros del grupo, vigilar sus movimientos e ingresar a algunos sitios donde recibían las embarcaciones con droga, la almacenaban y posteriormente la sacaban en algunos casos vía aérea.

Unas fotografías tomadas durante el periodo de investigación muestran el centro de operaciones del grupo narco en el sector de Los Mogos en Osa.

De hecho, los oficiales de la DIS, la PCD y Vigilancia Aérea detectaron un severo daño ambiental producto de la tala de árboles e invasiÓn de zonas protegidas.

Uno de los casos fue evidenciado en una laguna que se ve en las fotografías tomadas durante la investigación.

Esto lo hizo el grupo crimínales con el fin de acondicionar la zona para recibir las embarcaciones, ocultar la droga y hacer una especie de campo de aterrizaje.

Fueron los oficiales de la DIS quienes, a través de informantes cercanos al grupo, detectaron el cobro millonario de al menos 40 mil dólares para dejar pasar una de las lanchas cargada de droga.

Pero, además, en los últimos días recibieron informes de que los cuatros oficiales de Guardacostas detenidos este miércoles habrían lanzado sus celulares al mar teniendo una acción policial en su contra y con el fin de borrar, según ellos, evidencia que los vinculara con el grupo narco.

En 28 allanamientos realizados este miércoles fueron detenidas 22 personas, entre ellas 4 funcionarios de Guardacostas y una oficial de Fuerza Pública.

Y el grupo narco era liderado por dos exfuncionarios de Guardacostas, quienes lograron adquirir millonarias propiedades pero también valiosos bienes.