Última Hora

Tiene 83 años y siempre está pendiente del cuerpo de bomberos, ayuda con la limpieza de la estación y constantemente le reza a Santa Bárbara, patrona de quienes ejercen este oficio.

Nada la llena más que ver regresar sanos y salvos a los muchachos, a quienes chinea con buen cafecito.