Última Hora

Unai Emery fue presentado este miércoles como nuevo técnico del Arsenal y con esto se puso punto final a la era de Arsene Wenger, quien dejó el club la semana pasada después de 22 años en el banquillo.

Aunque su prestigio es reconocido a nivel mundial, en la memoria de los ticos siempre se recordará al estratega francés como el gestor de uno de los fichajes más importantes en la historia de Costa Rica.

En 2011, la picardía de Joel Campbell de solo 19 años le llamó la atención al experimentado técnico que decidió contratarlo de Saprissa directo a Inglaterra y lo mantuvo como ficha del club hasta el día de hoy.

Aunque son pocas las páginas que el tico ha podido escribir con el club londinense, Campbell agradece a la leyenda que le permitió cumplir su sueño de niño.

“Es un emblema para el Arsenal, es historia. Fue la persona que me contrató así que le debo mucho”, indicó en medio de la concentración de La Sele. “Él me dio la oportunidad de pertenecer a uno de los mejores clubes del mundo y eso tiene mucho valor. Le deseo lo mejor en su nueva etapa”.

El atacante resalta lo que hace de Wenger un técnico incomparable.

“Es un entrenador diferente, le da mucha libertad al jugador de expresarse en el campo, no le limitaba ni le exigía cosas, dejaba que cada uno hiciera fluir su talento y disfrutara el fútbol”, opinó.

Escaparate.

Toda esa suma de conocimiento y experiencia al máximo nivel es la que ahora pone Joel al servicio de la Tricolor en Rusia 2018, donde también se jugará su futuro.

“No me pongo más presión de la que debo. Tengo que hacer un buen trabajo no por lo que sigue para Joel, sino por lo que necesita la Selección, nuestro país y si eso me ayuda para lo personal por supuesto que me voy a alegrar.

“Jugar un segundo Mundial mayor con 25 años es un sueño, algo impensable. Creo que voy por el mejor camino. El Mundial es el mejor escaparate que tiene un futbolista para mostrarse, no solo Joel, sino también mis compañeros, el cuerpo técnico y el país en sí”, expresó.

En cuanto a su posición en el eje de ataque, el habilidoso ariete asegura que no tiene inconvenientes para jugar por la banda derecha o como 9.

“El profesor decidirá cuál es la mejor posición para mí y si sería titular o suplente, lo que importa es ayudar a los compañeros, entrenar bien y estar listo para cuando le toque la oportunidad”, concluyó.