Última Hora

La capacidad de frenado del vehículo disminuye, el espacio visual del conductor se reduce y cualquier maniobra para evitar un choque se hace insuficiente.

De esa forma resumen las autoridades de Tránsito lo que ocurre en carretera cada vez que llueve.

Tan solo durante el aguacero que cayó en el Área Metropolitana la tarde del lunes, los accidentes se duplicaron, ya que Tránsito atendió en cuestión de dos horas 60 de los 120 choques reportados durante todo el día.

Para la Policía que vela por la seguridad en las vías, es fundamental que los conductores aumenten la prevención. Así lo afirma el Director de la Policía de Tránsito, Germán Marín.

La magnitud y gravedad de los accidentes del lunes fueron de diversa índole.

Uno de los más severos ocurrió en la ruta hacia Limón, cuando un carro todo terreno chocó contra un bus y cobró la vida de una mujer.

En Barrio Escalante dos conductores chocaron contra el tren sin dejar heridos de consideración.

Durante la mañana y tarde de este martes otros accidentes pusieron a correr a la Policía.

Uno de ellos ocurrió en La Yarda de Palmar Sur en el cantón de Osa, cuando un matrimonio fue a dar a un guindo tras ser chocados por el carro de un extranjero.

La pareja fue remitida al hospital Tomás Casas de Ciudad cortés en condición estable.

Y en las cercanías de Multiplaza Escazú, el vuelco de un camión dejó en condición delicada a su conductor.