Última Hora

El no conseguir levantar el título en el Herediano fue solo el desenlace de una serie de situaciones con las que tuvieron que luchar los florenses.

Los rojiamarillos cometieron siete pecados que a la postre le costaron el campeonato.

Estos fueron:

7- El primero de ellos fue no aprovechar la ventaja en la final… tras terminar líderes y con boleto fijo en la gran final, los florenses no ganaron la cuadrangular ni la opción de cerrar en casa para el gran juego.

6- El no poder manejar la presión. Los florenses siempre los rodeó la polémica. En cuanto a los árbitros, cambiar y adelantar el día de la final y no dar declaraciones durante la semana.

5- Ser incapaces en casa, los rojiamarillos desaprovecharon la localía en el juego de ida y finalizaron con un gris empate.

4- Pese a tener hombres importantes en el ataque tanto Jairo Arrieta como Yendrick Ruiz no pesaron en la final al igual que sus extranjeros.

3- Otro de los pecados florenses fue no aprovechar el hombre de más. Tras la expulsión de Heiner Mora aspecto que pudo ser determinante en el juego.

2- No poder derrotar al Saprissa en su casa durante el torneo a los rojiamarillos se les hizo imposible puntuar ahí. Y en la final la historia fue la misma.

1-Y el pecado más grande sin duda alguna fueron las decisiones que se tomaron durante el juego. Cambios dudosos e incluso cuestionar las decisiones.

Pecados al fin y al cabo que provocaron que el Herediano tenga que postergar su celebración del título número 27.