Última Hora

El técnico del Real Madrid, Zinedine Zidane, achacó el empate 2-2 con el Villarreal a la reserva de jugadores en la segunda parte pensando en la final de la Liga de Campeones el sábado, que es "lo más bonito de la temporada".

"Estamos preparados para jugar nuestro último partido y nuestra final, que es lo más bonito de la temporada", dijo Zidane en rueda de prensa tras el partido.

"No hemos tenido lesiones hoy que era lo más importante", añadió el técnico blanco, que achacó el bajón de rendimiento de la primera a la segunda parte del encuentro al hecho de cambiar y gestionar a su jugadores mirando a la final de Kiev.

"Hicimos una muy buena primera parte, en la segunda gestionamos un poco de cara a la final y cuando gestionas, el rival te puede meter en dificultades", explicó Zidane, respecto a la remontada del Villarreal.

"No pasa nada. Empezamos la Liga de muy mala manera, la terminamos muy bien, nos queda un partido que es la final y vamos a intentar ganar este título" de 'Champions', dijo Zidane, que este sábado hizo debutar a su hijo Luca en la portería blanca.

"Faltaba él, era el único que no había debutado este año, es un jugador de la plantilla, al final ha debutado y lo ha hecho bien", afirmó Zidane, declarándose "contento por su debut".

"Luca es un jugador más, lo trato como un jugador. Es el que faltaba por debutar de toda la plantilla y por eso me alegro por su debut, porque es un día importante para su entrenador y para él, para su padre veremos en casa", dijo Zidane con una sonrisa. 

El técnico blanco también se refirió al buen momento goleador que atraviesa Gareth Bale, pese a no haber jugado demasiado esta temporada.

"Nunca ha bajado los brazos, está entrenando y ahora esta haciendo goles, en los tres últimos partidos que ha jugado, ha marcado. Contento por su papel", explicó.

"Ahora nos queda la final de 'Champions' y estamos muy contentos de jugar esa final", concluyó.