Última Hora

San Rafael, Alajuela. Como un punto de equilibrio. Así describe el asistente técnico de la Selección Nacional, Luis Antonio Marín, quien asegura que Óscar Ramírez les pidió la opinión a sus asistentes para la convocatoria a Rusia 2018, pero al final fue él el único que tomó la decisión.

Para Marín, el criterio de Alejandro Larrea y de él mismo fue fundamental para que el Machillo llegará a un “equilibrio” en la lista, pues ambos tenían distintas opiniones sobre quién convocar.

“Por su puesto que él tomó en cuenta nuestra decisión y en el algunos estamos 100% de acuerdo, prácticamente en la mayoría, y en otras no, pero nos pusimos en un punto de equilibrio y al final él toma la decisión.

“Ese punto de que no estamos de acuerdo, también hace que el técnico piense y analice y que al final él tome la decisión más adecuada”, mencionó Marín.

Para el exmundialista de Corea-Japón 2002 y Alemania 2006, la lista no se levantó de un día para otro y fue el análisis de todo un proceso de años.

La ventaja de tener rostros conocidos.

Luis Antonio Marín destacó que la convocatoria da un plus importante para la Tricolor, ya que conocer el trabajo de todos los jugadores ayuda a una rápida asimilación de la idea mundialista.

“Ganamos tiempo y el hecho de que los jugadores conozcan mucho de lo que han trabajado y conozcan los aspectos ofensivos o defensivos que queremos es más fácil pues es solo de volver a recordar.

“Cualquier selección del mundo lo hace (tener una base de jugadores) pues el hecho de ganar tiempo es fundamental. Cuando ya te conocen y vos los conocés es más fácil el proceso de afinamiento”, añadió el asistente.

La Sele inició los trabajos rumbo a Rusia 2018 este martes en el Proyecto Gol con solo cuatro jugadores: Bryan Oviedo, Óscar Duarte, Johnny Acosta y Patrick Pemberton.

Este jueves se unirán a los entrenamientos, Cristian Gamboa y Wilmer Azofeifa.