Última Hora

Estados Unidos acusó a un costarricense de trasegar varias toneladas de cocaína para un cartel que opera desde Cali y Medellín en Colombia.

César Rivera Blandón alias “Trompo”, vecino de Golfito, fue detenido el 14 de febrero del 2017 en el aeropuerto de Medellín, en Colombia, cuando ingresaba procedente de Panamá.

Horas antes había salido de Costa Rica por el puesto fronterizo de Paso Canoas.

Fue capturado por agentes de migración colombianos por solicitud de la agencia antidrogas de los Estados Unidos.

Según la orden de extradición que se hizo efectiva esta semana, el tico era parte importante de un cartel que opera en el pacífico colombiano, indica el documento:

"Una investigación de las autoridades identificó una organización narcotraficante con sede en Cali y Medellín, Colombia, la cual entre el 2014 y el 2017, fue responsable de la adquisición y el transporte de grandes cantidades de cocaína de Colombia a Panamá y Costa Rica. La cocaína era transportada posteriormente a Guatemala y México para su distribución.

Partes de esos embarques de cocaína eran importadas finalmente a los Estados Unidos para su distribución, y las ganancias de la venta de drogas eran transportadas de los Estados Unidos a México, Guatemala, Costa Rica, Panamá y Colombia.

 […] Rivera Blandón es un traficante de cocaína con sede en Costa Rica, quien adquiere cantidades del orden de toneladas de cocaína de distintas fuentes de suministro en Colombia […]".

En el pacífico colombiano operan dos importantes carteles de la droga la oficina de envigado, en Medellín y el cartel del norte del valle, en el valle del Cauca.

Según esa orden de extradición, Rivera Blandón trabaja para ese grupo criminal desde el 2014 y seguían operando hasta ser detenido en el 2017 coordinando los envíos desde Panamá y Costa Rica.

Un reportaje de Telenoticias reveló una gran cantidad de propiedades de gran valor que mantenía Rivera Blandón en Golfito, todas adquiridas mediante créditos bancarios.

En especial, una casa valorada en un millón de dolores y allanadas semanas después de la captura en Colombia.

También mantenía cuentas bancarias y vehículos de alto valor algunos a nombre de esposa, quien es investiga por el OIJ y la fiscalía por el delito de legitimación de capitales.

Rivera Blandón está a la orden de la Fiscalía del distrito este de Texas, a la espera de un juicio por dos delitos de narcotráfico que lo podrían llevar hasta 20 años a prisión en ese país.