Última Hora

Un colorido sombrero de paja y una amena transmisión en vivo son algunas de las curiosidades que ha dejado el traspaso de poderes con el que Carlos Alvarado asumió este martes la presidencia de la República de Costa Rica.

La sesión solemne se ha visto adornada por algunos gestos del nuevo mandatario que han quebrado un poco el protocolo.

Por ejemplo, Alvarado aceptó y vistió un sombrero de paja con los colores del PAC que le ofreció una integrante de la reserva indígena de Quitirrisí. 

El presidente recorrió varios metros con el colorido accesorio hasta llegar al Museo Nacional, donde juramentó a los nuevos ministros y viceministros.

Antes de esto, aprovechó la altura del museo para realizar su primera transmisión en vivo como presidente, una herramienta de la que gusta y con la que usualmente se comunica en sus redes sociales.

Esta breve aparición la realizó junto a los vicepresidentes Epsy Campbell y Marvin Rodríguez.

Abrazos y apretones de mano con los participantes también estuvieron a la orden del día, en un ejemplo de la cercanía con el pueblo que prometió durante su campaña.

Más tarde se dirigió hacia el Teatro Nacional, donde ofreció un cóctel a las 109 delegaciones que lo acompañaron en la toma de mando este martes.