Última Hora

De manera muy disciplinada doña maría del Rocío Camacho se sentó durante muchas horas al día con un único objetivo: bordar el escudo de la banda o cinta presidencial.

Desde muy temprano en la madrugada y algunas veces a altas horas de la noche esta bella herediana le fue dando forma a esta verdadera obra de arte.

Esta dama tiene 64 años y desde hace 28 se dedica a bordar y tejer.

Durante 41 días de manera continua bordó el escudo hasta que por fin pudo decir: he terminado.

Parte de los hilos que se usaron tienen más de 30 años y se usaban en la Cancilleria, otros hilos que también se utilizaron fueron traídos en el 2008 de Estados Unidos.

La cinta o banda presidencial se divide en tres partes o elementos: la cinta, las dos borlas y el escudo.

La cinta la confeccionaron las hermanas carmelitas descalzas que son monjas que radican en nuestro país desde hace 50 años. Que llegaron provenientes de España.

Una de las monjas fue la encargada de finiquitar cada uno de los detalles, hasta que concluyo con la cinta.

El ancho es de 15 centímetros, históricamente todas las cintas deben tener ese tamaño, el largo varía dependiendo del presidente o la presidenta.

En este caso la cinta de don Carlos mide 2 metros 15 centímetros de largo.

La parte hecha por las monjas tuvo que recogerla el presidente electo don Carlos Alvarado, ya que ellas son enclaustras, esto significa que ellas no salen y al convento solo pueden ingresar el Papa, el representante de El Vaticano en Costa Rica o el Presidente de la República.

A la banda se le colocaron cuatro broches, los colores azul y blanco tienen un ancho de una pulgada, por su parte el rojo es de dos pulgadas.

Doña María del Rocío se encargó de los detalles finales e incluso colocó el escudo.

Como dato curioso este escudo es más grande del que se le colocó a la banda presidencial de Laura Chinchilla y más pequeño del que se le colocó a la cinta de Luis Guillermo Solís.

Esta florense hace 4 años atrás también se encargo de hacer por completo la banda presidencial del mandatario Solís.

Sin duda alguna esta señora es muy talentosa y su arte es digno de admirar.

Ella paso más de 300 horas bordando a mano este bello escudo.