Última Hora

El Real Madrid y el Barcelona se cargaron de moral, los blancos de cara a su final de 'Champions' y los azulgrana en sus ambiciones de finalizar la Liga invictos, en un Clásico que finalizó en tablas y que volvió a traer el videoarbitraje al primer plano.

Pese a no haber nada en juego, con el Barça ya campeón liguero desde hace una semana, ambos equipos buscaron la victoria en el Camp Nou con los locales queriendo seguir imbatidos y los blancos deseosos de romper esa racha y vengarse del 3-0 sufrido en el Santiago Bernabéu en diciembre.

"Fue un partido bravo, brusco, con tensión en todo lo alto, que dejó cuatro goles y un reguero de polémicas. Pese a no haber puntos en juego hizo honor a la expectación que provoca en todo el mundo", escribió este lunes en su columna el director del diario AS, Alfredo Relaño.

Con uno menos durante toda la segunda parte por la expulsión de Sergi Roberto, el Barcelona resistió las embestidas merengues para acabar salvando su imbatibilidad en Liga.

El equipo azulgrana acumula ya 42 partidos sin conocer la derrota en el campeonato español y acaricia el objetivo de terminar la Liga imbatido.

Un aliciente

"Si hay que buscar alicientes en lo que queda de temporada, ese es uno importante, creo que somos el único equipo invicto en Europa o en las grandes ligas y eso es algo que nos empuja", reconoció el domingo tras el encuentro el técnico del Barça, Ernesto Valverde.

El entrenador rival, Zinedine Zidane, incluso da prácticamente por hecho que el Barça va a lograr la gesta: "al final el Barcelona, quedan tres partidos, pero va a acabar invicto".

"Aún le quedan tres partidos, pero éste era el más difícil, y jugó la mitad del mismo con diez", recuerda también Relaño.

Villarreal el miércoles, Levante el domingo y Real Sociedad en la última jornada liguera, son los últimos escollos que le quedan al Barça, para convertirse en el primer equipo en la historia moderna que logra el título liguero sin perder ni un partido.

Los dos precedentes anteriores se remontan a los años 1930, cuando la competición solo tenía 18 jornadas.

Pero, si el Barça quedó contento con el encuentro, que sirvió para homenajear a Andrés Iniesta, en su último Clásico como azulgrana, el Real Madrid también puede mostrarse satisfecho.

Moral para Kiev

"Los blancos se fueron sabiéndose superiores frente a 11 y frente a 10, merecedores del triunfo y con buenas sensaciones en este test de lujo cara a la final de la Champions, partido que marcará la temporada del Madrid", afirmó este lunes en su tribuna el subdirector de Marca, Carlos Carpio.

"Esta dosis de autoestima les vendrá de perlas después del meneo que le dio el Bayern en el Bernabéu" en semifinales de la 'Champions', considera Carpio.

"Hicimos un buen partido, sobre todo en la primera parte", aseguró Zidane, que se mostró tranquilo de cara a la final de Kiev, después que Cristiano Ronaldo se retirara en el descanso con un golpe en el tobillo.

"Él (Cristiano) decía que era poco", dijo Zidane, quien aseguró que "no (preocupa), vamos a hacer todo para que esté".

El Real Madrid acusó la falta de su referencia en ataque en el segundo tiempo de un encuentro, lleno de jugadas polémicas que volvió a traer la necesidad del videoarbitraje (VAR).

"Es una ayuda, está claro que la tecnología hace falta en esta liga como en otras", dijo Valverde tras el encuentro.

"El próximo año esto va a cambiar con el VAR y veremos como acaba un partido así", consideró por su parte Zidane, después de un partido muy bronco por momentos.

La Liga tiene previsto empezar a usar el videoarbitraje a partir de la próxima temporada 2018/2019.