Última Hora

Conscientes de la importancia de cuidar la riqueza natural que provee a muchos costarricenses el sustento económico de sus hogares, los vecinos de Cuajiniquil, El Jobo y Puerto Soley, en La Cruz de Guanacaste; convirtieron las 732,1 hectáreas que conforman Bahía Santa Elena en un Área Marina de Manejo.

Establecer una zona como Área Marina de Manejo (AMM) es reservarla para diversos fines, entre ellos, la conservación de la vida marina, favorecer la recreación y el turismo, y el aprovechamiento sostenible de sus recursos, sobre todo los pesqueros.

La Bahía de Santa Elena recibe varias especies marinas con fines reproductivos, incluidos delfines, ballenas, tortugas y otras especies pelágicas como el tiburón ballena en peligro de extinción y varias especies de rayas, convirtiendo a la Bahía en un recurso natural que los vecinos no quieren perder.

De acuerdo con Alejandro Masís Cuevilla, director del Área de Conservación Guanacaste (ACG), uno de los objetivos es lograr que Costa Rica aumente, al 2020, la protección de sus ecosistemas marino costeros hasta en un 4% de la Zona Económica Especial (ZEE) y la transformación de Bahía Santa Elena como Área Marina de Manejo (AMM) suma a esta meta.

“Esto marca un hito en la forma en que las comunidades logran establecer un modelo sostenible para el manejo de los recursos marino-costeros, ya que de esta forma los pescadores de la zona no solo van a extraer las especies para comercializarlas, sino que van a contar con recursos y capacitaciones para poder cuidar la zona y promover el desarrollo del cantón sin comprometer los recursos a largo plazo”, explicó Edgar Gutiérrez Espeleta, ministro de Ambiente y Energía.