Última Hora

El Real Madrid se metió el martes en su tercera final de 'Champions' consecutiva aupado por un Karim Benzema y un Keylor Navas continuamente cuestionados, para buscar un nuevo trofeo continental que salve la temporada blanca.

El 2-2 cosechado en el Santiago Bernabéu en la vuelta de semifinales ante el Bayern de Múnich, con dos tantos del artillero francés, sirvió para que el Real Madrid, vigente campeón, apunte a su tercera Copa de Europa consecutiva.

"Ha demostrado en una semifinal de la Champions que es un gran jugador. Nunca ha bajado los brazos y estoy muy contento por él", aseguraba el técnico Zinedine Zidane, que también alabó la actuación del portero Keylor Navas, del que afirmó que "nos ha dado la vida".

Benzema y Navas supieron aparecer en un partido clave, que por momentos fue un auténtico calvario para el equipo blanco con el Bayern empujando y encerrando a los locales en su área.

"En el día en que el Madrid no podía fallar, el francés y el costarricense, siempre puestos en duda, se pusieron el traje de héroes para firmar una actuación memorable en cada una de sus áreas", escribió este miércoles el diario Marca.

'Me retiraría en el Madrid'

Y es que Benzema vio cómo el martes el Bernabéu cambiaba los pitos que le había dedicado en varias ocasiones esta temporada por una salva de aplausos al ser cambiado por Gareth Bale, mientras que Keylor Navas volvió a recibir el apoyo de todos sus compañeros.

"Dentro del club siempre he tenido la confianza. Si por mí fuera, yo renovaría y me retiraría en el Real Madrid", dijo tras el encuentro el portero 'tico'.

"Keylor Navas se merece estar aquí", reiteraba en febrero Zidane, cuando se volvía a especular con una eventual llegada de David de Gea, Kepa Arrizabalaga o incluso Thibaut Courtois para la portería blanca.

Benzema y Navas se reivindicaron en una noche en que el Real Madrid sufrió ante un Bayern, que por momentos fue muy superior.

"Hubo esfuerzo, hubo coraje y hubo suerte", consideró el director del diario AS, Alfredo Relaño en su columna este jueves, afirmando que el Real Madrid se ha metido "en la final de Kiev, sufriendo un horror".

Una final que le sirve al equipo blanco para seguir haciendo historia en el fútbol europeo al convertirse en el primer club en meterse en tres finales de Copa de Europa consecutivas desde que lo hiciera la Juventus en 1996, 1997 y 1998.

'Vamos a pelear'

"Podemos estar contentos, no es normal llegar por tercera vez consecutiva a la final, pero ahora que estamos, lo que hay que hacer es intentar ganar, vamos a pelear, defender nuestro título como sea", dijo Zidane.

Y es que alzar una tercera vez seguida la 'Orejona' supondría una hazaña mayor, ya que el último que lo logró fue el Bayern de Múnich en 1974, 1975 y 1976, y convertiría a Zidane en el primer técnico en conseguir tres Copas de Europa consecutivas.

El trofeo serviría, de paso para dar lustre a una temporada más bien pobre en la que ha visto como el Barcelona ganó la Liga y la Copa del Rey.

Su inclinación por la Liga de Campeones, "en ocasiones le ha hecho descuidar las tareas domésticas", obligándole "a convertir la salida de emergencia en la Puerta del Príncipe", señala este miércoles el diario AS, afirmando que "tratará de repetirlo en Kiev" el 26 de mayo.

La victoria sobre Liverpool o Roma, dependiendo de quien gane este miércoles la otra semifinal, supondría acabar la campaña con un trofeo mayor y confirmar su hegemonía en el fútbol europeo.