Última Hora

En el año 1983 Danilo Rojas Gómez se quedó sin trabajo y debía ingeniársela para sacar adelante a su familia.

Con una lima triangular y muchas ganas, inició un negocio que 30 años después aun lo mantiene.

Él se convirtió en afilador de cuchillos, machetes, serruchos y tijeras.

Así pudo llevar alimento a su hogar y darles apoyo a sus 14 hijos.

Desde hace 35 años se dedica a este trabajo.

Al día en promedio afila 10 cuchillos.

Este vecino de Barrio México luego expandió su idea y se instaló en un local donde también vende pipas.

Todos los días se levanta en la madrugada y desde las 6 de la mañana ya está instalado, la gente lo conoce y los dueños de los restaurantes les llevan sus cuchillos para que los afile.

Esta es una labor o profesión poco común en el país, sin embargo, Danilo la mantiene vigente sin importar el pasar de los años.

Este señor de 68 años es otro gran ejemplo de lucha en el Día del Trabajador.