Última Hora

Carolina Hidalgo, nueva presidenta del Congreso, aseguró que su gestión estará marcada por dos ejes de trabajo prioritarios: la discusión de la reforma fiscal y cambios en el reglamento legislativo. 

"Me ofrezco como un puente entre diferentes vías de pensamiento", fueron sus primeras palabras tras la elección, en la que obtuvo el respaldo de 16 votos del PLN, 10 del PAC, 9 del PUSC y un voto nulo y otro en blanco.​

Luego agregó: "Los nuevos compañeros necesitan conocer el avance del proyecto (reforma fiscal, que la pasada legislatura no aprobó); tenemos que escuchar a todos los sectores para impulsar una reforma que es prioritaria para el país", indicó.

Acotó que un plazo "razonable" para analizar y discutir este proyecto es de seis meses, a pesar de que las calificadoras de riesgo esperan señales en los primeros 100 días de esta administración.

La administración Solís ha dicho que de no haber acuerdo o humo blanco en ese tema el país no solo se expondría a una degradación en su calificación (lo cual dificultaría la obtención de recursos frescos en el extranjero), sino que afectará las arcas estatales. 

El Banco Central advirtió a inicios de febrero de que el déficit fiscal cerrará este año en un alarmante 7,1% del PIB.

Mientras Hidalgo trazaba sus planes para su gestión en el Congreso, en la avenida segunda los sindicatos marchan en contra de dicho paquete fiscal, tal y como lo hicieron días atrás en una multitudinaria marcha. 

Ellos han llamado a un "diálogo nacional" a la próxima administración de Carlos Alvarado.

“Queremos un paquete fiscal más igualitario y menos daño para la clase trabajadora”, aseguró Gilberto Cascante, presidente de ANDE, en aquella ocasión.​

¿Qué viene en este plan fiscal? Entre las disposiciones destacan:

- El Impuesto de Ventas se convertiría en uno al Valor Agregado del 13% para la mayoría de bienes y servicios.

- Un tope de 1.94% a las anualidades de los empleados públicos por buen desempeño.

- Salarios mayores a los 2,1 millones de colones pagarían gasta un 20% de impuesto sobre la renta; y los que superan los 4,2 millones de colones podrían desembolsar hasta un 25%.

- Los libros en todos sus formatos quedarían exonerados, a pesar de que Casa Presidencial buscaba gravarlos con una tasa diferenciada del 4%.

- Maquinaria agrícola no pagará el 13%.

- Se gravarán los servicios de salud privados y la educación privada.

Legisladores que votaron a favor aseguraron que el plan no solo grava bienes y servicios, sino que permitirá fijar límites al gasto del Estado con cláusulas de salvaguardia.