Última Hora

Un pito sacado de una piñata se convirtió en el medio de comunicación entre una vecina de Zapote y un oficial de tránsito.

El sonido alerta al policía de que la trabajadora necesita ayuda para cruzar una transitada vía.

En uno de los cruces más complicados en Tirrases de Curridabat, encontramos a doña Natividad.

Gracias al pito ella se comunica con un oficial de tránsito que tiene 18 años en servicio.

Eduardo es quién la ayuda a cruzar todos los días por esta transitada vía.

El paso seguro de peatones es una de las prioridades de Eduardo y del resto de sus compañeros.

La Policía de Tránsito recuerda a los usuarios de las vías que pueden acercarse a sus oficiales para solicitar ayuda, así como lo hizo doña Natividad.