Última Hora

En una época en la que gran parte del hip-hop se regodea en el estilo de vida mafioso, una seria advertencia del rapero J. Cole sobre los peligros de las drogas se ha convertido en un éxito desenfrenado. 

El álbum "KOD" de Cole debutó en el número 1 de la lista Billboard en la mejor primera semana para un álbum este año. 

"KOD" vendió 397.000 copias o el equivalente digital y se convirtió en el tercer álbum más escuchado en línea durante la semana que acabó el jueves, dijo el servicio de seguimiento Nielsen Music. 

El quinto álbum del rapero, "KOD", muestra un espíritu musical nuevo y aventurero que evoca a Kendrick Lamar, el artista más alabado del hip-hop, aunque Cole se decanta por una lírica fácil de entender. 

"KOD" abre con una voz celestial que explica que los recién nacidos se comunican de dos maneras principales, la risa y el llanto, y lanza la premisa del álbum: "Hay muchas formas de lidiar con este dolor: elige sabiamente". 

En la canción "Friends", Cole dice que quiere hablar directamente a los hombres afroestadounidenses y enumera las explicaciones que escucha sobre la adicción. 

"La culpa la tiene el crack / la culpa la tiene el sistema", dice. "La culpa la tiene la angustia que sientes cuando papá desaparece". 

"Estás huyendo de ti y estás comprando producto otra vez / sé que dices que ayuda y, no, no estoy tratando de ofender / pero sé que la depresión y la drogadicción no se mezclan". 

"Entiendo que este mensaje no es el más cool para dar / Pero si quieres probarlo, conozco algo mejor: ¡medita!", continúa la canción.

Cole explicó en Twitter que "KOD" tiene tres significados simultáneos: "Kids on drugs" (niños drogados), "King overdosed" (rey con sobredosis) y "Kill our demons" (mata a nuestros demonios). 

El músico de 33 años había abordado los problemas sociales en su álbum anterior, "2014 Forest Hills Drive", que explora el difícil camino hacia el empoderamiento económico en el Estados Unidos actual. 

El álbum tuvo como título el nombre de la casa de su infancia en Fayetteville, Carolina del Norte, que Cole, cuyo padre abandonó a la familia, remodeló y convirtió en una casa gratuita para madres solteras.