Última Hora

El Bayern de Múnich, campeón matemáticamente de esta Bundesliga desde el pasado 7 de abril y que dio descanso a varios pesos pesados, venció 4-1 al Eintracht de Fráncfort (7º), este sábado en la 32ª jornada del campeonato, con la mente puesta en el crucial partido del martes en el Santiago Bernabéu.

Después de perder 2 a 1 el miércoles en el Allianz Arena en la ida de las semifinales de la Liga de Campeones, el Bayern está obligado a una gran remontada en la capital española frente al Real Madrid, si quiere volver cinco años después a la final de la Liga de Campeones.

Jupp Heynckes dejó de entrada en la grada o en el banquillo a todo su sector ofensivo: Arjen Robben, Franck Ribery, Thomas Müller, Robert Lewandowski y al colombiano James Rodríguez.

A ello se sumaban las bajas de David Alaba, Javi Martínez y Jerome Boateng, lesionados, con lo que Heynckes había alineado a cuatro jugadores del centro de formación, entre los cuales solo uno, el central Lukas Mai, había jugado ya un partido de la Bundesliga.

Niklas Dorsch abrió el marcador en el minuto 43, cuando recibió de Sandro Wagner en la zona del punto de penal, controló y se acomodó un disparo que terminó en las redes del Eintracht.

El propio Sandro Wagner puso distancias en el marcador en el 76 con un tiro raso en el área, tras recibir un pase de Sebastian Rudy, que había robado un balón en el centro del campo y se había ido como una flecha en un contragolpe hacia el arco rival.

El Eintracht respondió dos minutos más tarde acortando la desventaja, en el 78 con un tanto del francés Sébastien Haller, pero el Bayern mató el suspense en el 87 con otro contragolpe, cuando Thiago Alcántara desde su campo abrió en un pase largo para el brasileño Rafinha, que en carrera se plantó frente al portero y le batió con un disparo por bajo.

El cuarto y definitivo subió al marcador en el 90, también con un tiro raso en el área, esta vez de Niklas Süle a pase de Rafinha.

El Eintracht, que dirige el que será entrenador del equipo bávaro la próxima temporada, Niko Kovac, tendrá la oportunidad de vengarse del Bayern en la final de la Copa de Alemania, que ambos disputarán el 19 de mayo en Berlín.

Colonia desciende, Hamburgo se resiste.

En la lucha por clasificarse para la próxima Liga de Campeones y por el subcampeonato, el Schalke (2º) tuvo un tropiezo al empatar 1-1 en casa contra el Borussia Mönchengladbach (8º).

Podría ser alcanzado por el Borussia Dortmund (3º), que visita el domingo Bremen y ha visto cómo se le ha acercado a 5 puntos en la tabla el Hoffenheim (4º), que el viernes se impuso 3-1 al Hanóver.

El brasileño Rafael adelantó al 'Gladbach' en el 32 y Daniel Caligiuri, de penal en el 45+3, había empatado para los de Gelsenkirchen.

En el resto de partidos del día destacó la crucial victoria del histórico Hamburgo (17º), campeón de Europa en 1983 y que se resiste a bajar a segunda división.

Venció 3-1 en Wolfsburgo (15º) ante un rival directo. El Hamburgo sigue en puestos de descenso pero se acerca a dos puntos del Maguncia (16º, puesto de promoción) y del propio Wolfsburgo (15º, primer equipo en zona de salvación).

El Maguncia jugará el domingo en casa ante el RB Leipzig (6º), que está peleando por clasificarse a la Europa League. 

El Friburgo (14º) dio un gran paso hacia la salvación al ganar 3-2 al colista Colonia, que con este revés queda matemáticamente descendido, tras un triplete de Nils Petersen.

En un duelo entre dos equipos de la zona media, el Augsburgo desperdició la ventaja de 2 a 0 que había logrado en Berlín con goles del austríaco Michael Gregoritsch y del venezolano Sergio Córdova y acabó empatando 2-2 con el Hertha.