Última Hora

El propio Unai Emery lo hizo oficial este viernes: la próxima temporada no estará en el banco del París SG, algo que de lo que pocos albergaban dudas después de su doble fracaso en octavos de final de la Champions. El alemán Thomas Tuchel suena como su probable sucesor.

"Comuniqué a los jugadores que tuvimos una reunión con el presidente Nasser Al-Khelaifi y con el director deportivo Antero Henrique y que decidimos no seguir juntos", declaró Emery en conferencia de prensa. 

Con el técnico vasco en el banquillo, el PSG cayó eliminado dos veces consecutivas en octavos de la Liga de Campeones, esta última temporada ante el Real Madrid a pesar de una inversión de más de 400 millones de euros para fichar al astro brasileño Neymar y al francés Kylian Mbappé.

El alemán Thomas Tuchel, de 44 años, sin club desde su salida del Borussia Dortmund en mayo de 2017, es el favorito para la sucesión del técnico vasco según la prensa deportiva. Exjugador modesto, el alemán fue recomendado por el cónsul de Catar en Alemania al emir Tamim al-Thani, según el periódico L'Equipe.

El PSG se medirá con Les Herbiers el próximo 8 de mayo en la final de la Copa de Francia, en busca de un último título para Emery, que se sumaría a la Ligue 1 y la Copa de la Liga en esta recta final de temporada.

En caso de lograrlo sería el séptimo título de Emery en el PSG, tras las Supercopas de Francia de 2016 y 2017, las Copas de la Liga de 2017 y 2018, una Copa de Francia (2017) y una Ligue 1 (2018).

Silbado en el Parque de los Príncipes

En liza para el galardón a mejor entrenador de la temporada en Ligue 1, según la lista de aspirantes ofrecida este viernes, Emery no goza precisamente de un reconocimiento unánime en París, y la afición local silbó en varias ocasiones en el momento en que su nombre era anunciado por la megafonía del Parque de los Príncipes.

Los aficionados parisinos no pueden reprocharle su implicación en el proyecto ni su actitud irreprochable con el club. Este viernes se mostró incluso predispuesto a aconsejar y ayudar a su sucesor. "Está claro que si necesita algo puedo ayudarlo y dar mi opinión", dijo Emery. "Estoy abierto a ayudar si es necesario".

Pero más allá de su dominio en el fútbol galo, Emery, que llegó a París luego de lograr tres Europa League consecutivas con el Sevilla, pasará a la historia como el técnico de la 'Remontada' sufrida en el Camp Nou.

La pasada temporada, después de haber ganado 4-0 en casa en la ida, el PSG sufrió un humillante 6-1 en el Camp Nou que le apeó de la competición.

La losa de la Champions

Desde entonces su cargo pasó a pender de un hilo, y sus delicadas relaciones con la estrella Neymar, llegado a mediados de 2017, tampoco le ayudaron.

La nueva eliminación en octavos de Liga de Campeones ante el Real Madrid, significó el punto de no retorno de la historia del vasco con el PSG.

Los dirigentes cataríes confiaban en que la inversión de más de 400 millones de euros para fichar al astro brasileño Neymar y al francés Kylian Mbappé ayudaría a superar la barrera de los octavos.

El director deportivo brasileño Antero Henrique, llegado un año después que Emery, nunca se mostró del todo a favor del trabajador y meticuloso técnico vasco.

"Durante sus dos años al frente de nuestro equipo, Unai Emery hizo prueba de su comprimiso en todo momento", reconoció el presidente del club Nasser Al-Khelaïfi, quien destacó "su inmensa pasión por el fútbol y sy implicación en el trabajo".

Emery no confirmó sus intenciones para continuar su carrera, aunque algunos medios españoles apuntan a que la Real Sociedad, el club en que militó como jugador, está interesada en hacerse con sus servicios.

"Creo en este proyecto, es un proyecto sólido", insistió Emery, después de dar las gracias al presidente, jugadores y aficionados del PSG, antes de mostrar su confianza en que el París SG ganará un día la Liga de Campeones. Pero sin él.