Última Hora

Doña Pilar Zúñiga comenzó hace 15 años a dejar de hacer pan para la casa, para venderlo afuera de ella.

La razón, los hijos ya estaban por entrar a la Universidad y el café no estaba muy bien de precio.

Desde entonces, se armó de ganas y se quitó los miedos. Hoy por hoy sus hijos ya son profesionales y la empresa siguió, con tres empleadas.

Eso sin contar las delicias que prepara, que lo va a antojar en este reportaje.