Última Hora

Flor María Abarca es un personaje en San Carlos de Tarrazú.

Su vida es dedicada al cuido de enfermos y sobre todo al trabajo comunal.

Toda su vida, marcada por una particularidad: nunca se casó ni fue a la escuela. 

La vida fue la universidad que le dio los principios y la experiencia, para lograr más de 20 obras por la comunidad.

A sus 75 años, es madre adoptiva, y todo el pueblo le agradece su entrega al desarrollo del pueblo.