Última Hora

Tiene 91 años y es el encargado de cantar, leer la palabra y hasta cuidar la iglesia de este cantón josefino. Si bien no es el sacristán, en muchas ocasiones se ofrece a realizar estas labores.​

Nació en Pacayas de Alvarado, pero desde los 27 años se fue a vivir a Tarrazú y ahí formó la familia.

Conozca la historia de este singular personaje en el siguiente reportaje.